Archivo | Poesía RSS feed for this section

Algo me habita cuando el mundo calla

6 Sep

Calla el mundo y
siento una ciudad que vibra,
una ciudad fantasma que
me habita, en medio de la nada
un pájaro me corteja desde
una rama, mientras me dices
que no me vaya, que vuelva
a este silencio de domingo.

Y no quiero dejar esta ciudad
que me habla, y que dormida me habita, cuando el mundo calla.

Texto: © Eva R. Picazo

Perdida

30 Ago

http://www.ivoox.com/playerivoox_ep_782051_1.html 
Lo peor es que no me quiero encontrar.

O lo mejor.
Vagar y divagar por este bosque de cemento
donde sólo huelen a pino los ambientadores
y los semáforos me señalan órdenes
que ya no pienso cumplir.
Callejear como una perra
sin collar ni vacunas,
sin necesidad de marcar territorio
ni extender olores.
Reconcentrada como el zumo de la sabiduría
que sabe más por lo que duele que por vieja.
Recalcitrante en mis convicciones
única religión que como agnóstica ladro.
Habitada por mis pulgas, malas o buenas,
pero mías.
Me rasco donde me pica,
me lamo donde me place,
y la lluvia me moja más que nunca.
Perdida en la felicidad de lo evidente,
en el paisaje de lo tangible y
en la convicción sana de que soñar
no sale gratis.

Texto: Anabel Consejo Pano
Narración: La Voz Silenciosa

Regalo un corazón enamorado

4 Ago

Regalo un corazón enamorado
A quien lo necesite más que el mío,
Sin compañero afín
No es útil para andar por los senderos
De realidad hambrienta y en precario.
Me puede la ilusión por lo negado,
Al parecer me crezco con las penas,
-probablemente soy, un escorpión de libro-
Si fui capaz de revivir pasiones,
Y de inventar futuros imperfectos,
Con certeza podré sentirme hormiga 
colaborar con ellas a socavar la tierra. 
Llenaré los graneros poco a poco
Hasta que se resientan los cimientos
De este planeta enfermo
de odio y avaricia.

Autora: Isolda (Mª Jesús Lloréns)

La deuda

18 Jul

Tengo una deuda, que arrastro de siglos,
tan vieja como la vida.
Eternamente impagada e impagable,
por extensa y desmedida.

¡Ay, qué extrañas cuentas tus cuentas
y qué extraño es tu querer!
Todo lo sumas, nada me restas
y nunca sale a devolver.

Tengo una deuda que me encadena
y a ti me hace volver,
para hollar la tierra que tanto amas
y tanto me ha visto nacer.

¡Ay, qué extrañas cuentas tus cuentas
y qué extraño es tu querer!
Por verme, aumentas lo que debo;
Y por verte, lo dejo crecer.

Tengo una deuda, que arrastro de siglos,
tan vieja como la vida
y extensa como un mar.
Sólo con amor se paga, y no la quiero saldar…

Gregorio Sarmiento Acosta

Te dirán

23 Jun

http://www.ivoox.com/playerivoox_ep_707269_1.html

Te dirán que no te quise
y sin llanto te he olvidado,
que todo en mi pasado
se escribe con cicatrices.

Te dirán que soy el viento
y que al aire nadie atrapa.
Te dirán que no me ata
ni el más puro sentimiento.

Que no esperes mi regreso,
que mi vuelta se retrasa.
Que tu amor ya no me alcanza
y que tardarán mis besos…

Te dirán que en la distancia
se desangra lo más bello
y que el tiempo traicionero
nada sabe de palabras.

Te dirán que hasta me alejo
de los labios que me llaman
y que todos me reclaman
una fruta que no entrego.

Y maldecirás al cielo
por la cruz que te acompaña
y esos clavos que te clava
un amor tan desatento.

Hay latidos que no engañan,
pero puedes no creerlos…

Texto: Gregorio Sarmiento Acosta
Narración: La Voz Silenciosa

A Jorge Luis Borges, 25 años después

16 Jun
Demócrito de Abdera se arrancó los ojos para pensar;
el tiempo ha sido mi Demócrito”
(de Elogio de la Sombra)

—————

Nadie rebaje a lágrima o reproche
esta declaración de la maestría
de Dios, que con magnífica ironía
me dio a la vez los libros y la noche.
(de Poema de los dones)
Ciegan los dioses a quien quieren perder,
los antiguos decían famosamente,
mas fallaron contigo, obviamente,
pues tu velada vista pudo ver

el universo entero en una bola
de cristal pequeñísima y hermosa,
o el oro de los tigres o la rosa
profunda o quizás también la sola

y hábil navaja de ese cuchillero
que esta esperando en la esquina rosada
y que aguarda la hora deseada
de mostrar su vasto arte pendenciero.

Quede aquí tu memoria recordada.
Veintinco años son apenas nada.

Texto: Juan Ramón Machin García

Idioma incomprensible

16 Jun

http://www.ivoox.com/playerivoox_ep_700055_1.html

El mundo vive, escribe, sueña y habla
un idioma que no me han enseñado
-o no he aprendido aún,
aunque lleve analgado en su pupitre
cuarenta y ocho cursos y un trimestre-.
Su marcapasos truena sin cansancio,
pero quizá cualquier doctor intuya
una cardiopatía irreversible…
Sin embargo, después de unos segundos,
o unos años
-aún no sé medir muy bien el tiempo-,
he descubierto que su arritmia no es tal.
Pero,
repite mi oftalmólogo privado
-un topo sin guarida-,
este anadeo sincopado y rápido,
es sólo el eco azul de mi mirada
incapaz de engarzar algún subtítulo
sobre las melodías de las noches:
unas gotas de lluvia y un reguero de sangre,
un grito vomitando estiércol sucio,
mil borracheras de mirlos prensados,
un parto con gemidos y dolor,
con orines, con heces…,
un estruendo de músculos y semen
sobre el asfalto de otro cuerpo incierto,
poluciones de pétalos llevando
cadáveres de auroras en sus brazos…
En fin vida y muerte aullando:
cristales rotos sobre llanto, silencio, miedo…, 
mientras mis ojos se desguazan dentro
de la deshilachada almohada de mis insomnios.

* * *


¿Vale más el temblor de la abstinencia
del caballo asesino,
que el temblor provocado por un beso?
¿Es más la intensidad de este cuchillo
descuartizando un corazón brillante,
que el vuelo de unos dedos sobre el cielo
de la piel amada?
¿Que es más hermoso, el miedo o la esperanza?
¿Cuesta más el verdín de las monedas
empapadas de sangre y de injusticia,
que una flor, cualquier flor, casi marchita?
¿Es más el grito de los vendedores
de eternidad y crecepelo
que el silencio de un verso sin lectores?
El mundo es una náusea que sostiene
tristes cíclopes de único ojo ciego.
Quizá sea mejor tornarme viento,
fugarme envuelto en lágrimas de aurora
convertirme en silencio sin fronteras.

Autor: Amando Carabias
Narración: La Voz Silenciosa

La espera

12 Jun
Corroe los bordes de mi existencia,
reduce mi espacio
a un tiempo infinito y denso.
Sólo un relámpago podría
romper esta campana de cristal
en mil añicos o en una felicidad efímera.
Lotería estelar de conjunción de azares.
Tal vez, juegue poco.

Árboles

5 Jun

http://www.ivoox.com/playerivoox_ep_683409_1.html

Si fuera un árbol de extendidas ramas
para alcanzar las tuyas, árbol mío,
buscaría la tarde de finas y largas sombras
para rozarte.

Dentro de las costuras de la tierra
mis suaves rizoides te encontrarían,
y absorberíamos la savia
confundiendo floemas y xilemas
y al viento entre las ramas,
y nada importaría:
ni el bosque ardiendo
ni la lluvia arrastrándonos por los barrancos.

En la cueva del meandro,
la arena el suelo el techo la noche,
encendida la hoguera,
prendo en llamas mi olvido,
y aún la mirada perdida en el fuego
sabe el demonio cuántas veces te he negado, y él
queriéndote llevar consigo.

Qué mentiras hermosas son tus cuentos,
y qué ciertos tus dedos en los míos.

Texto: Dácil Martín
Narración: La Voz Silenciosa

Ilustración: Cristina Tabares

Los rugidos del miedo

29 May

http://www.ivoox.com/playerivoox_ep_705196_1.html

Junto a mí, ruge el miedo
como leones hambrientos.
Se alimentan de mí,
de mi cuerpo temeroso,
en las noches y
en los días
fríos.
Días en los que
el alma teme,
se hace un ovillo,
se oculta y llora.
Pero no pueden vencerme.
No pueden hacerlo
mientras yo siga luchando
como una guerrera.

Texto: Mer González
Narración: La Voz Silenciosa